9 Optimizaciones esenciales para modernizar tu sitio web

9 Optimizaciones esenciales para modernizar tu sitio web

Ya sean las preferencias de diseño o las mejores prácticas de optimización, la web se mueve rápido.

Un sitio web de última generación lanzado en 2014 de acuerdo con los más altos estándares de la época podría estar completamente desactualizado ahora, ya sea por el uso excesivo de un efecto de moda como el paralaje, o por priorizar la experiencia de escritorio y usabilidad móvil.

A medida que tu sitio comienza a envejecer, puede que te preguntes si vale la pena invertir en retoques y actualizaciones de tu sitio actual, o ampliarlo y empezar de cero según los estándares del 2021.

Aunque un nuevo sitio web bien planificado y bien ejecutado puede ser algo hermoso, hay algunas pequeñas optimizaciones que se pueden hacer para modernizar el sitio web existente y extender su vida útil tanto desde la perspectiva del usuario como del SEO.

Aquí hay nueve cambios simples pero impactantes que puedes hacer para ayudar a tu sitio web.

1. Usar HTTPS

HTTPS se introdujo como un protocolo web seguro en 1995, pero se necesitó hasta 2015 para que la mitad de los sitios web sirvieran páginas encriptadas.

Si tu sitio no manejaba transacciones de tarjetas de crédito o implicaba la transferencia de datos sensibles y confidenciales, no había necesidad de usar HTTPS.

A medida que la seguridad de los datos se fue convirtiendo en una prioridad -o en una ley codificada, en el caso del Reglamento General de Protección de Datos de la UE (GDPR)- cada vez más webmasters permitieron que el HTTPS protegiera la transferencia de elementos del usuario al servidor (como las contraseñas y los datos personales) y del servidor al usuario (como el contenido que se muestra).

Si tu sitio web fue diseñado en 2015 o antes, es posible que aún no hayas instalado un certificado SSL para servir las páginas a través de HTTPS.

Google comenzó a priorizar los sitios con HTTPS en los resultados de búsqueda a partir de 2017, y lo hizo aún más imperativo en 2018.

Hay muchas opciones para comprar un certificado SSL y habilitar el HTTPS. Let’s Encrypt ofrece certificados SSL/TSL gratuitos, mientras que las redes de entrega de contenidos (CDN) como CloudFlare incluyen el acceso a un certificado compartido en el plan gratuito.

2. Cambiar a Google Tag Manager

Google Tag Manager se introdujo por primera vez en 2012 para ayudar a simplificar la gestión de los códigos de análisis y de seguimiento de la web.

Si no lo adoptaste en su momento, es posible que tu sitio web aún tenga etiquetas con código para todo, desde los eventos de Google Analytics hasta las conversiones de los anuncios de Google y el Pixel de Facebook.

Anteriormente, podrías haber confiado en un desarrollador para que construyera e instalara etiquetas de eventos, o usado un plugin de WordPress para insertar códigos de seguimiento en una página, que ahora puede presentar una vulnerabilidad de seguridad, especialmente si es un plugin obsoleto.

El cambio al Administrador de etiquetas de Google te ayudará a organizar y administrar casi cualquier tipo de código de seguimiento que exista.

Además de las etiquetas incorporadas para las propiedades de Google a la integración con un solo clic con plataformas como el Píxel de Facebook, las etiquetas personalizadas, las variables de Google presentan una posibilidad infinita de personalización.

El modo de vista previa de Google Tag Manager te permite probar para asegurarte de que todas las etiquetas se activen como es debido, o mejor aún, ponerlas a cero y corregir cualquier problema.

Por último, la funcionalidad de «publicar» del GTM facilita el seguimiento de los cambios de versión y volver a una configuración anterior si es necesario.

3. Deshazte de Google Plus en los iconos sociales

Si tu sitio fue diseñado en la última década, es muy probable que tengas una fila de iconos sociales en el encabezado o en el pie de página.

Echa un vistazo, ¿todavía tienes Google+ en la fila?

Lanzada en 2011, se esperaba que Google+ fuera una plataforma rival de Facebook, pero debido a la baja participación de los usuarios, la red fue descontinuada en 2019.

Es hora de eliminar Google+ de los iconos sociales de tu sitio.

4. Configurar ReCAPTCHA y Medidas Anti-Spam

El spam del formulario de contacto de los robots automatizados es una molestia en el mejor de los casos.

Dado que aproximadamente el 35% de todos los sitios web funcionan con WordPress, no es de extrañar que los bots automatizados estén programados para atacar de forma tan agresiva las formas inseguras de estos sitios.

Hay una larga lista de medidas anti-spam que puedes tomar, desde usar la protección de Akismet en los campos de entrada hasta filtrar las palabras clave frecuentes de spam a través de la lista negra de comentarios.

El sistema de seguridad RECAPTCHA de Google también ha avanzado considerablemente desde su lanzamiento en 2007.

La última versión, reCAPTCHA v3, funciona de forma invisible en el fondo para avisar de tráfico sospechoso sin presentar fricción a sus usuarios humanos – fricción como la identificación de los cruces peatonales en una imagen granulada para presentar un formulario.

5. Actualizar la clave del API de Google Maps

En 2018, Google renovó su plataforma de Google Maps para cobrar un modelo de pago por uso para las llamadas a la API.

El nuevo modelo de precios de Google cobra entre 5 y 30 dólares por cada 1.000 solicitudes, pero Google también incluye un crédito mensual de 200 dólares.

Para la mayoría de los negocios locales, esto significaba que podían seguir utilizando el API de los mapas de forma gratuita.

¿Cuál es el problema?

Bueno, muchos sitios sin webmasters activos se perdieron el memorándum, y por lo tanto tienen un mapa no funcional incrustado en su sitio.

Para arreglar esto, simplemente registra una cuenta en la plataforma de Google Maps para obtener tu clave de API e ingresarla en el backend de tu sitio web.

6. Reducir la fricción

¿Has visto una caída en la tasa de conversión?

¿Tu tasa de rebote es más alta de lo que esperas?

Estas métricas del sitio podrían indicar que hay fricción que hace que los usuarios abandonen el sitio sin convertir.

Esto podría deberse a que hay errores en el sitio, como enlaces rotos o botones que ya no funcionan, pero también podría ser que el diseño esté desactualizado y ya no coincida con el recorrido deseado por el usuario.

Los ejemplos de fricción incluyen reCAPATCHA de trabajo intensivo (ver punto #4) o páginas que no están optimizadas para dispositivos móviles (ver punto #7).

La fricción es algo más que errores y malas configuraciones.

Por ejemplo:

Además de Google Analytics, puedes utilizar un software de mapas de calor como HotJar o Crazy Egg para observar cómo se mueven los usuarios por tu sitio e identificar los puntos de bajada.

También considera la posibilidad de realizar pruebas de usuario (simplemente haz que tus amigos y familiares naveguen por el sitio e intenten completar las acciones importantes).

Por último, las herramientas de auditoría como SEMrush pueden identificar problemas técnicos como enlaces rotos, bucles de redireccionamiento y otras barreras a la usabilidad que se pueden corregir.

7. Mejorar el uso de usabilidad móvil

El tráfico móvil representa ahora más del 52% de todo el tráfico de la web, frente a aproximadamente el 31% a principios de 2015.

Esta cuota de mercado sólo seguirá aumentando.

Añadido en el cambio completo de Google a la indexación de móviles en julio de 2019, nunca ha sido más importante tener un sitio que sea fácil y agradable de acceder y navegar en un dispositivo móvil.

¿Cómo es una experiencia móvil optimizada?

El texto y las imágenes deben responder, cambiando su tamaño para que se ajusten al tamaño de la pantalla (no más desplazamiento lateral).

Los botones y los elementos del menú deben ser grandes y fáciles de acceder.

Por último, las acciones de conversión, como rellenar formularios, deberían ser fáciles y requerir la menor cantidad de datos posible por parte del usuario.

Puedes usar una herramienta como Mobile-Friendly Test de Google para descubrir si tu sitio es fácil de navegar en el móvil y obtener recomendaciones sobre cómo hacerlo más utilizable.

8. Implementar optimizaciones de velocidad

Tanto en el escritorio como en el móvil, el sitio debería cargarse rápidamente, ya que la mayoría de los usuarios se irán si tardan más de 3 segundos en cargar una página.

Puedes usar herramientas como PageSpeed Insights de Google o GTMetrix para auditar tu sitio y obtener recomendaciones sobre la optimización de la velocidad.

Los ejemplos de optimización incluyen:

Aprovecha esta oportunidad para auditar tu código fuente – ¿hay algún script obsoleto que puedas eliminar?

Ya sea manualmente o usando un plugin como Autoptimize para minificar el HTML/CSS, pero también hay que tener cuidado con la instalación de demasiados plugins ya que esto puede afectar en gran medida la velocidad y la seguridad también.

9. Actualizar el contenido

Si no has estado administrando activamente tu sitio en los últimos años, es muy probable que tengas un contenido anticuado e irrelevante.

Esto no sólo causa hinchazón y confusión a los rastreadores de los motores de búsqueda, sino que también puede ser frustrante para los usuarios cuando encuentran un calendario PDF anticuado a través de la búsqueda en Google o tratan de aprovechar su código de promoción de primavera de 2015 que ha caducado.

Usar herramientas como:

Entonces, ya sea actualizar/mejorar el contenido, combinar páginas, o eliminar por completo – sólo asegúrate de configurar redirecciones 301 para que cualquier tráfico que hubiera aterrizado en esas páginas sea dirigido a una página relevante.

Aunque un nuevo sitio web diseñado de acuerdo a los estándares actuales sería justo lo el visitante está buscando, también puede ser un esfuerzo costoso y largo.

Estas nueve optimizaciones (relativamente) sencillas ayudarán a modernizar el sitio web y a ofrecer una experiencia mucho mejor tanto a los usuarios como a las arañas de búsqueda.